web site hit counter Devil May Care - Ebooks PDF Online
Hot Best Seller

Devil May Care

Availability: Ready to download

Lady Eden Spencer has been educated in a convent -- and intends to take her vows. But opposition from her uncle and even the Mother Superior convinces Eden that she can't dedicate her life to goodness when she has no idea what it's like to be bad. Tall, dark, and sinfully handsome Damien Sinclair agrees to introduce Eden to London's every vice...but she never suspects that Lady Eden Spencer has been educated in a convent -- and intends to take her vows. But opposition from her uncle and even the Mother Superior convinces Eden that she can't dedicate her life to goodness when she has no idea what it's like to be bad. Tall, dark, and sinfully handsome Damien Sinclair agrees to introduce Eden to London's every vice...but she never suspects that she will introduce the disreputable rake to something even more tempting: love.


Compare

Lady Eden Spencer has been educated in a convent -- and intends to take her vows. But opposition from her uncle and even the Mother Superior convinces Eden that she can't dedicate her life to goodness when she has no idea what it's like to be bad. Tall, dark, and sinfully handsome Damien Sinclair agrees to introduce Eden to London's every vice...but she never suspects that Lady Eden Spencer has been educated in a convent -- and intends to take her vows. But opposition from her uncle and even the Mother Superior convinces Eden that she can't dedicate her life to goodness when she has no idea what it's like to be bad. Tall, dark, and sinfully handsome Damien Sinclair agrees to introduce Eden to London's every vice...but she never suspects that she will introduce the disreputable rake to something even more tempting: love.

30 review for Devil May Care

  1. 5 out of 5

    Susan

    Good book. Lady Eden is just shy of eighteen years old and experiencing her first Season. She has spent the last six years, since the deaths of her parents, being raised in a convent. She intends to take her vows and become a nun. However, her guardian and uncle is adamantly opposed to the idea and has insisted that she look for a husband. Even the Mother Superior has told Eden that she needs some life experience to know what she really wants. So Eden and her cousin Reggie have decided to ask Da Good book. Lady Eden is just shy of eighteen years old and experiencing her first Season. She has spent the last six years, since the deaths of her parents, being raised in a convent. She intends to take her vows and become a nun. However, her guardian and uncle is adamantly opposed to the idea and has insisted that she look for a husband. Even the Mother Superior has told Eden that she needs some life experience to know what she really wants. So Eden and her cousin Reggie have decided to ask Damien Sinclair to show her the other side of life. Damien has quite the reputation as a rogue and a rake. He has recently inherited the title and a nearly bankrupt estate, swimming in the debts his father left behind. He has been gambling with a purpose, to gain the funds to clear those debts. He also has a shipping company that is his hope for a better future. He is intrigued by Eden the first time he meets her and agrees to her request, though he has some less than honorable intentions of his own. I enjoyed the development of Damien and Eden's relationship. Eden is sweet and innocent but also has a stubborn streak. I liked the first meeting between her and Damien, as she puts forth her plan and he does his best to prove Society correct in their characterization of him. Though Damien knows he should refuse, his fascination with her leads him to agree. The two events he took her to were real eye-openers for Eden as to what people could be like, but she never really lost her ability to see the good in people. I especially liked the way that she saw past Damien's reputation and the façade he showed the world to the honorable and somewhat vulnerable man that he kept hidden. I ached for him with each confrontation with his mother and the memories he had of his father. It was easy to see the effect they had on his ability to believe in love. The more time he spends with Eden, the more she brings out the softer side of him. I loved the protectiveness that comes out as less savory characters make their presence known. It comes as quite a shock to Damien when he realizes that he has fallen in love with Eden, and must decide what to do about it. Eden has some demons of her own that drive her, namely the reason that has motivated her to become a nun. I ached for her when that came out and loved that Damien was the one who was able to reach her and relieve her misery. There are outside forces that do their best to keep Damien and Eden apart, but in the end love wins all. I loved Damien's big moment at the end, as he risked it all to gain the prize. The secondary characters were well done. There were brief appearances by Damien's two brothers, who have stories of their own that I am looking forward to reading. Each of them also seems to have something driving their own reputations. Eden's uncle appears to want what is best for Eden but seems to be oblivious to the way he is played by those who have their own agendas. I liked seeing Eden go from being a little too eager to please him at the beginning to being able to stand up for herself at the end. Damien's mother was weak and selfish, as well as manipulative, and I did not like her at all. Lord Myddleton was flat out creepy. I hated his smarmy attitude when he talked to Eden. His vicious attempts to ruin Damien had me worried for a while as I wondered just how things were going to turn out for Damien. But, by far, my favorite of the secondary characters was Eden's cousin Reggie. He reminded me of Sir Percy in The Scarlet Pimpernel, with his over-the-top dandyism. I'd love to know just what it was that caused him to want to irritate his father so much. I loved how much he cared for Eden and his way of playing fairy godmother for her. He had an amazing way with words. His banter with Damien was hysterical at times, and absolutely on point at others as he worked to bring Damien and Eden together. I also loved his encounters with Myddleton and the scene in the park had me laughing out loud.

  2. 5 out of 5

    Aldy

    This review has been hidden because it contains spoilers. To view it, click here. —Por favor, no llores. —Yo no es… no… es. Él le levantó la barbilla. Sus labios le rozaron la frente; su aliento acariciaba su pelo. —Claro que sí.— Le dio un beso en la clavícula. —No más lágrimas.— Sus labios recorrieron su mejilla. —No más tristeza. Sus ojos estaban clavados en los suyos, el calor latiendo en sus profundidades; la brisa más ligera lo agitaría hasta convertirlo en un infierno. Eden quería ser esa brisa. Ella levantó la boca hacia la suya. Una sacudida tan vertiginosa, tan deliciosa —Por favor, no llores. —Yo no es… no… es. Él le levantó la barbilla. Sus labios le rozaron la frente; su aliento acariciaba su pelo. —Claro que sí.— Le dio un beso en la clavícula. —No más lágrimas.— Sus labios recorrieron su mejilla. —No más tristeza. Sus ojos estaban clavados en los suyos, el calor latiendo en sus profundidades; la brisa más ligera lo agitaría hasta convertirlo en un infierno. Eden quería ser esa brisa. Ella levantó la boca hacia la suya. Una sacudida tan vertiginosa, tan deliciosamente poderosa, se apoderó de ella al contacto con él, que lo único que pudo hacer fue mantenerse en pie. Los ojos de Damien ojos se abrieron, sorprendidos, un segundo. Luego exclamó un gemido sofocado y un brazo posesivo la ciñó alrededor de su cintura, acercándola contra su pecho mientras su boca se hundía en la de ella, retándola a duelo con su lengua en la más dulce de las batallas, dejando a Eden sólo dos opciones. Rendirse. O morir. Rendirse así era una bendición. Eden se aferró a Damien mientras su boca hacía magia. Ella se deleitaba en la solidez del pecho duro y musculoso que se movía y temblaba bajo sus palmas. Su cuerpo se ajustaba a la perfección. Dos mitades que hacían un todo. Al minuto siguiente, sus pies se levantaron del suelo cuando Damien la alzó hasta su altura, sujetándola como si no pesara más que una pluma. Eden se aferró a sus anchos hombros mientras él extraía el aire de sus pulmones. Unas sensaciones celestiales la inundaron, pero desaparecieron con rapidez cuando Damien se echó hacia atrás, con una mirada incrédula que pugnaba con la necesidad que se marcaba en su hermoso rostro. El corazón de Eden se encogió, sabiendo que la misma necesidad se reflejaba en su propia cara. Con lentitud, en una dulce tortura, Damien la dejó caer a lo largo de su cuerpo. Dudó y, finalmente, la soltó. Eden sintió la pérdida de inmediato, lo que la hizo darse cuenta de su lasciva conducta. Se quedaron en medio del pasillo, y pese a todo, se había olvidado de que algo, o alguien, existiera más allá de Damien. —Eden...— Una disculpa brilló en sus ojos, pero no podía cubrir la llama del deseo causada por el sensual roce. No había nada que pudiera hacer para detener a Eden de entrar en el jardín. Quitándose al gato de alrededor de su cuello, le puso en el sofá y murmuró: —Vaya apuro. Luego, fue tras Eden con el entusiasmo de un condenado. En medio del jardín, Eden daba vueltas. Parecía un duende del bosque, y Damien reconoció el más fuerte deseo de poseerla. No sólo físicamente, sino totalmente. Desechó tal pensamiento. Era demasiado peligroso. Metiéndose las manos en los bolsillos, se apoyo con el hombro en la jamba de la puerta y vio a Eden revolotear de rosa en rosa, tocándolas, oliéndolas.... disfrutando. —Me sigue sorprendiendo, milord. Si no fuera porque parece increíble, se podría pensar que te gustaría mantener bajo siete llaves la información de que eres el dueño de un dulce gatito y de un hermoso jardín. Él hizo una mueca. —Ese gato no es mío. —Por supuesto. Está solo de visita. —El paraíso recobrado. En ese instante, recordó la persecución de Damien, pero ya era demasiado tarde para correr. Estaba de pie ante ella. No como el Diablo. Ni como un ángel. Sino como un hombre. Un hombre de carne y hueso. Atrás había quedado su indulgente sentido del humor. En su lugar había un calor que quemó Eden hasta la médula. Ni siquiera se le ocurrió huir, porque sus miembros no la habrían llevado, incluso si hubiera querido. Pero no quería. La enorme mano de Damien cubrió la suya, haciendo caer el libro de sus manos. Debió haber llegado al suelo flotando en alas de gasa, porque el indicio de su impacto contra una superficie sólida fue tan sólo un levísimo ruido. Damien tomó su mano y la llevó a su pecho. Podía sentir el fuerte toque a arrebato de su corazón. Poco a poco, ella alzó los ojos, y quedaron atrapados por dos ojos azul celeste. La llama que ardía en la mirada penetrante de Damien no dejó ninguna duda de lo que quería. Que el buen Dios la perdonase; ella quería lo mismo. —Parece que he perdido mi tacto cuando se trata de ti, querida niña, — murmuró con voz ronca mientras agachaba la cabeza. —Déjame ver si puedo recuperarlo. Eden sonrió para sus adentros, mientras pensaba en lo que le había pedido a Damien. Había sido su maestro de verdad en todas las cosas. Esta era una lección de la que le gustaría obtener más clases. Ella se mordió el labio y pensó en pedirle a Damien que le enseñase más. Le oyó gemir por lo bajo. —¿Estás bien? Su mirada buscó su rostro. — ¿Sabes lo loco que me vuelves cada vez que te mordisqueas el labio? Cada vez que lo haces, quiero hacerlo yo también. A Eden la inundó el placer, alegrándose de saber que ella podía conmover a Damien tanto como él a ella. —Bueno, entonces, déle un mordisquito, milord,— murmuró, ofreciéndole la boca. Dudó un brevísimo instante y luego entró en su boca, la saboreó, la acarició y mordió hasta que Eden quedó sin aliento y una palpitación había aparecido de nuevo entre sus muslos. —Basta,— dijo Damien en voz cortante. Eden frunció el ceño. — ¿Por qué?— preguntó ella, notando en su voz su petición de que Damien volviera. Damien se incorporó y se colocó bien su camisa. Luego se movió, mirándola, mientras su mirada oscilaba de los ojos a los labios y, finalmente, a sus senos. Con reverencia, se acercó y tomó uno. De inmediato, el pico se endureció en respuesta, su cuerpo no se avergonzaba de su necesidad. Damien cerró sus manos en un puño y bajó el brazo. Eden percibió su agitación. Con ternura, le cerró su blusa; su mano temblaba un poco mientras luchaba con los pequeños botones de perlas. Alisó su falda y luego rápidamente se puso de pie. —¿Puedes ir al grano?— Damien le pidió lacónicamente, negándose a mirarla. —Bueno... tú eres Everyman. Te debates entre el bien y el mal. Sientes la necesidad de hacer que la gente crea que eres malvado cuando, en realidad, eres muy dulce y amable. Me dijiste una vez que la palabra “agradable” no se te podía aplicar a ti, pero no es así. Me lo has demostrado muchas veces. Yo creo en ti, Lord Blackstone. No eres el diablo. La botella que Damien sostenía en su mano temblaba con emociones que nunca había sentido antes, provocándole auténtico pánico. La fuerza de la convicción inquebrantable de Eden había atravesado una capa que le había llevado más de dos décadas construir, justo el día en que su mundo se derrumbó, atrapado entre la agonía de su padre y un sentimiento de traición al ver a su madre en la cama con otro hombre. ¿Cómo podía una jovencita encontrar algo bueno en él cuando se había esforzado toda su vida por estar a la altura de su reputación? ¿Cómo diablos había conseguido ver su interior cuando nadie lo había hecho?. Cada minuto ella se colaba bajo de su piel, volviéndolo del revés, haciendo que él deseara aferrarse a ella cuando sabía que tenía que dejarla ir. Ásperamente, Damien respondió: —Y creo que te dije una vez que pensaras bien lo que hacías y lo que decías. Uno es esclavo de sus palabras. Confía en mí ... Lo sé. —Tú eres mi maestro. He aprendido bien, pero mucho más de lo que cabría esperar y más de lo que jamás hubiera imaginado. Durante todo el tiempo, Damien había pensando que era el maestro, el experto, el erudito mentor de cómo perder la Gracia. Pero había sido Eden quien le había enseñado el significado de la compasión y la convicción, cuya valentía y determinación habían derrotado al diablo. Se había convertido en sus Buenas Acciones. —¿Qué es esto?— la oyó preguntar, haciéndolo regresar desde el lugar oscuro y vacío en su interior que había sepultado hacía años. Damien ya no encontró a Eden donde la había dejado, sino en un sillón que estaba en una esquina de la habitación. Se encogió interiormente al ver el objeto que señalaba. El viejo retrato de familia. (...)Y antes de que su madre hubiera demostrado que era hielo, y no sangre, lo que corría por sus venas. Damien había pensado en borrar a su madre de la pintura. —Es sólo una pintura,— murmuró, y esperaba que sería el final de la discusión. Obviamente, debería haber sabido que no iba a ser así. Eden sacó el retrato de su escondite. —Esta es tu familia, ¿no? Y ese eres tú, con tus manos sobre los hombros de sus hermanos, ¿no?— Una sonrisa dulce curvó los bordes de sus labios. —Eras un niño pequeño y muy mono. Damien se burló. —Nunca fui muy mono. Eden ojos brillaron con malicia. —Tal vez tengas razón. Damien arqueó una ceja. —¿Ah si? —Sí. Mono no sirve para describirte ni antes, ni ahora. Damien miró a Eden, un nudo de dolor le atenazaba el pecho al darse cuenta de cuánto la quería, ¡maldición!, de cuánto la necesitaba. —Entonces, ¿qué me describiría, entonces? Un ligero rubor tiñó sus mejillas, pero no apartó la mirada al responder: —Guapo. Damien apretó el vaso que llevaba en la mano. Había recibido elogios por parte de muchas mujeres, pero se había reído de ellos, al considerarlos parte del juego, un componente de la seducción. Pero quería desesperadamente creer a Eden. Cuando ella veía algo en él, le entraban ganas de ver esas cosas también, de explorarlas, de definirlas. Para hacer realidad lo que ella creía. Para ella. Sólo por ella. Los ojos de Eden nunca se apartaron de Damien mientras él caminaba hacia ella. El único signo revelador de la tormenta de su interior era el rápido ascenso y descenso de su pecho. La necesidad de tocarla lo detuvo en seco. No podía. Ya había hecho bastante daño. Gracias a Dios que se había controlado y no había tomado su virginidad, a pesar de que hubiera querido enterrarse en su interior y convertirse en el hombre que ella creía que era. No podía mancharla así. No a ella, no a su Eden. Una pequeña voz interior le preguntó a Damien cuando se había convertido en un protector de mujeres, en guardián de la virtud. ¿Cuándo había dejado de mirar a otras mujeres, o pensado en su propia satisfacción? ¿Cuando había cambiado el juego? (...) —Estabas dolido,— le consoló, poniendo su cabeza sobre su espalda. —Eras un niño atrapado en medio de algo que no podía controlar. Me dijiste que yo me estaba castigando por cosas que estaban fuera de mi control. Bueno, tú también. ¿No lo ves? —Tú no querías hacerle daño a tus padres. Yo sí. —Has cumplido tu penitencia. Perdónate. Yo te ayudaré. Dios mío, ella le estaba ofreciendo algo de lo que llevaba careciendo mucho tiempo. Calor. Ella quería salvarlo, y dulce Jesús, él quería salvarse. Pero ya era demasiado tarde, había muchas cosas que no podía cambiar, que no podía rehacer. No era lo suficientemente bueno para ella. Rápidamente, Damien quiso alejar a Eden e él. —¡Maldita seas! No sabes nada de mi vida. No sabes nada de mí. —Pero yo quiero conocerte. Yo... —Ni una palabra más, Eden. —....te amo. Damien se tambaleó ante sus palabras como si hubiera recibido un puñetazo en las entrañas, deleitándose en ellas a la vez que lo partían en dos. No tenía nada que ofrecerle a Eden más que un título deslustrado y una finca cerca de la miseria. Él era el diablo, y ella, un ángel. Polos opuestos, así los había definido ella una vez. Un mundo de diferencia entre los dos. Se apresuró a alejarse de ella. —Las lecciones han terminado, hermana. —Damien ... La tranquila petición que se traslucía en la voz de Eden desgarró su corazón y su alma. Si no hubiera ya vivido en el infierno antes, lo habría hecho tras cumplir con su deber. Cogió la botella de whisky en una mano y un vaso en la otra y lo llenó hasta el borde. Se tomó la mitad del contenido antes volver la cara hacia Eden. Su resolución casi se hizo trizas. La barbilla de Eden estaba alzada, pero la recorrían un suave temblor. Dios, se odiaba a sí mismo. —Fue divertido mientras duró. Eden palideció. —¿Y eso es todo? —Eso es todo. Llamaron a la puerta. Kilborne entró. —Sir Reginald Spencer está aquí para recoger a la señora, milord. —Nuestro viejo amigo el primo Reggie ha venido para llevarte de nuevo a donde estés segura.— Damien la saludó con su copa y se obligó a decir: —Adiós, Eden. Las lágrimas asomaron a sus ojos, enterrando una daga en su corazón y dejando una huella viva que le atormentaría durante mucho tiempo. Durante un momento interminable, ella le sostuvo la mirada. Se mantuvo impertérrito y se dijo que, por una vez en su vida, estaba haciendo lo correcto, lo noble. Con un pequeño grito, Eden levantó el vestido y salió corriendo de su lado... y de su vida para siempre. Damien se apartó del aparador, con ganas de ir tras ella; necesitaba decirle que lo sentía, que era un cretino, pero una cosa lo detuvo. Él mismo. Kilborne miró brevemente hacia él, y Damien vio algo en la cara de su mayordomo algo que nunca había visto. Una expresión. Decepción. Kilborne cerró la puerta, dejando a Damien con sus recriminaciones, sus paredes vacías, y un alma más vacía aún. (...) Alguien que tuviera algo que ofrecer. Damien cerró los ojos, pero eso no evitó sus visiones de Eden con otro hombre, tocándola, amándola, estando con ella como Damien quería estar. Su estado de ánimo se ensombreció, y la cantidad de whisky que vertió en la copa, aumentó. La pequeña voz de la razón le dijo que lo único que se interponía era su miedo. Lo reconoció por lo que era en realidad. Rechazo. Su madre lo había rechazado toda su vida, diciéndole, con y sin palabras, que no era lo suficientemente bueno, que era un problema, que había provocado la desintegración final de su matrimonio, creando abismos que nunca podrían superar y muros que no podrían escalar. Por su culpa. ¡Maldita sea! ¿Iba a seguir permitiendo que su madre y un hecho que había acaecido hacía más de veinte años continuara gobernando su vida? ¡Tenía una oportunidad de ser feliz y, por todos los Santos, iba a aprovecharla! Pero ¿y el dinero? ¿El barco perdido? ¿Su nombre mancillado? Damien se pasó una mano por el pelo, y la obviedad de la respuesta le vino de repente, y no tenía nada que ver con barcos perdidos ni con la su falta de fondos ni su reputación mancillada. —Amo a Eden. Maldito fuera si esas tres palabras eran puñeteramente liberadoras. Damien no estaba muy seguro de lo que pensaba hacer o decir, pero quería ver a Eden. Tenía que hablar con ella, solucionar las cosas. Caminando a la puerta, la abrió de par en par. —¡Kilborne! ¡Mi carruaje!— Estuvo a punto de chocar con su mayordomo en el pasillo. —Por Dios, hombre. Deja de acechar en las esquinas. —¿Damien? Eden. Poco a poco, se volvió hacia ella. Se quedó a unos metros detrás de él. Su pelo fluía a su alrededor, su piel tenía el color de haber sido acariciada por el sol, y debajo de sus pies había pétalos de rosas… el rojo brillante de los pétalos de rosa de su ramo. Su corazón se encogió en el pecho. He ahí un ángel. ¿Se la merecía realmente? —¿Qué estás haciendo aquí?— preguntó ella. —He venido por ti. Eden cerró los ojos, diciéndose a sí misma que aún dormía, que eso sucedía en sus sueños, donde no existía el dolor y Damien la amaba. El aroma de las rosas flotaba a su alrededor. Esto no era un sueño. Había seguido el atractivo sendero oscuro de suaves pétalos rojos que conducían a la capilla… y a Damien. Rezó pidiendo fuerza; Eden abrió los ojos y se encontró Damien delante de ella, tan cerca que vio la barba a lo largo de la mandíbula. Unos círculos rodeaban sus ojos como si estuviera sin dormir. Un mechón de su cabello de ébano cayó sobre su frente. Cuánto deseaba ponerlo en su sitio, sentir su textura sedosa bajo sus dedos. Miró a sus hermosos ojos azules y dio cuenta de lo imprudente que había sido al pensar que podría llegar a olvidarlo alguna vez. —Son para ti— le brindó esa sonrisa que le rompía el corazón —Eran rosas. Eden quería resistirse a su encanto, pero cogió los tallos que le ofrecía, de todos modos. —Gracias. Deben haber sido muy bonitas, en algún momento. —Jamás se podrían comparar contigo. Los recuerdos de la noche anterior pasaron ante los ojos de Eden. Se apartó de él. —No digas eso. Damien se acercó a ella. —¿Por qué? ¿Qué ha pasado, Eden?— Él le tomó la barbilla, obligándola a mirarlo. —¿Por qué huyes? Porque te amo y me has roto el corazón. —Porque se acabó. —¿Qué quieres decir? —Quiero decir, tú y yo somos dos personas diferentes, dos mundos opuestos. Tú mismo lo dijiste. —Yo era un asno entonces. Otro murmullo se extendió por la congregación. Eden enrojeció al darse cuenta de que todas las miradas apuntaban en su dirección. —Tienes que irte. Se está celebrando una ceremonia. —No me voy.— Damien señaló distraídamente a la masa de mujeres sorprendidas que estaban frente a ellos. —Que todos oigan lo que he venido a decir, entonces me dices que se acabó. —Damien... por favor, no— Sus miradas se encontraron. —Déjame marchar. —Nunca. —Yo…yo no te quiero. —Si lo dices de verdad, entonces quiero que lo repitas, pero recuerda dónde estás, Eden. —Esto no cambia nada,— dijo ella muriendo por dentro. —No somos el uno para el otro. Yo nunca podría vivir…compartiéndote.Y ese es el problema, más que el dinero. No era tan tonta para no entender lo que podría llevar a un hombre a casarse. El dinero y la posición social llevaban a muchas personas hacia el altar, más que el amor. Pero no podía soportar vivir sabiendo que Damien nunca iba a quererla como ella a él, que él podría fácilmente hacer el amor con otra mujer. Para ella, Damien lo era todo. Ella quería ser todo para él. —Somos el uno para el otro. Reggie lo expresó perfectamente. Me dijo que tú y yo éramos las dos partes de una balanza, que nos equilibrábamos. Y eso es lo que somos, las dos mitades de un todo. —Yo no me voy de aquí sin ti, ¡por todos los diablos! Una exclamación colectiva retumbó por toda la capilla. Y añadió: —Te amo. — ¿Por qué finges que no sabes de qué estoy hablando? —Tal vez porque no sé de qué estás hablando. Damien se pasó una mano por el pelo. —Edén, por favor... dime lo que he hecho. No me excluyas. Me dijiste que creías en mí; bueno, créeme ahora—. Ante Dios y todos en la capilla, llevó una rodilla a tierra. —Te amo. Me has abierto los ojos a un nuevo paraíso. No me dejes. No puedo vivir sin ti. De forma espontánea, las lágrimas rodaban por las mejillas de Eden. Cuánto había querido escuchar esas palabras, pero no ahora, no cuando ella sabía que él no las decía de veras. —Por favor... levántate. Negó con la cabeza. —Sé que esta no es la forma en que soñaste recibir una proposición. Estoy hecho un desastre y huelo peor. Te he dado tallos en vez de rosas. Y la madre superiora piensa que estoy loco. Pero soy sólo un hombre, uno con debilidades. No puedo prometer que cada día será perfecto, que no voy a hacer algo estúpido. Ya he dicho que era un hombre, ¿no? — Él sonrió. —Pero te prometo que si estás buscando el cielo en la tierra, seré tu santuario.... Ahora y siempre. — Sacó una pequeña caja cuadrada negra de su bolsillo. Abrió la tapa, y se la puso en su palma. Un anillo de diamantes, brillante y hermoso, estaba sobre un lecho de satén. —Cásate conmigo, Eden. Eden se acercó a Damien, la verdad de sus sentimientos por ella se revelaba claramente en sus ojos. Indiferente a la audiencia, entrelazó sus dedos en su cabello sedoso. —Siempre fuiste tú... sólo tú. —Te amo, Eden.— Extendió el anillo. — ¿Quieres casarte conmigo? —Sí. —¡Oh, casi me olvido de tu regalo de bodas!,— dijo Reggie, sacó un fajo de dinero cayó. —¿Tienes…dinero? —Ahora sí ¿Y de verdad estabas dispuesta a casarte conmigo, de todos modos, pensando que estaba en la miseria? —Por supuesto. No me importa si tienes o no dinero. Te amaría exactamente igual, aunque fueses un mendigo. La atrajo hacia sí. —Creo que realmente tengo una dama afortunada. Tú. Reggie se aclaró la garganta. —Esto se está poniendo positivamente sensiblero.

  3. 4 out of 5

    LJ

    Devil May Care - VG Geroge, Melaine - 1st in the Sinclair Brothers Every woman of quality knows that Damien Sinclair, Earl of Blackstone, is a notorious rogue. Every woman knows he called the Devil. Only one woman is about to discover that the . . . devil may care. Lady Eden Spencer has been educated in a convent -- and she has every intention of taking her vows. But opposition from her uncle and the Mother Superior convinces Eden that she cannot dedicated her life to goodness when she has no idea Devil May Care - VG Geroge, Melaine - 1st in the Sinclair Brothers Every woman of quality knows that Damien Sinclair, Earl of Blackstone, is a notorious rogue. Every woman knows he called the Devil. Only one woman is about to discover that the . . . devil may care. Lady Eden Spencer has been educated in a convent -- and she has every intention of taking her vows. But opposition from her uncle and the Mother Superior convinces Eden that she cannot dedicated her life to goodness when she has no idea what it is like to be . . . well, bad. Eden knows only one made can teach her the ways of the wicked -- Damien Sinclair. Tall, dark, and quite sinfully handsome, Damien agrees to introduce her to London's every vice -- but Eden never suspects that she will introduce this disreputable rake to something even more tempting . . . love. Very enjoyable read.

  4. 4 out of 5

    Lisa

    I'm so glad I picked this book up. I loved the exchanges between the characters which were well developed. In my personal opinion, everyone should have a "Cousin Reggie" in the life. If for nothing else, the comic relief. He truly was a fun addition to the story. I liked the pace of the story. It never dragged or lulled. Damian is a true "devil". The storyline involving Damian's mother was left open-ended which makes me think, perhaps incorrectly, that it continues into the next book in the seri I'm so glad I picked this book up. I loved the exchanges between the characters which were well developed. In my personal opinion, everyone should have a "Cousin Reggie" in the life. If for nothing else, the comic relief. He truly was a fun addition to the story. I liked the pace of the story. It never dragged or lulled. Damian is a true "devil". The storyline involving Damian's mother was left open-ended which makes me think, perhaps incorrectly, that it continues into the next book in the series. There are two more books after this one. Hopefully, I'll be able to get my hands on copies of those. I can't wait to see what happens with Damian's two brothers. If you've not read anything by Melanie George, I recommend picking this one to start.

  5. 5 out of 5

    Kit

    It has been so long since I have read such a cliched, unrealistic plot line that I kept on reading it chuckling. It actually ended very sweetly where the "Devil and his Angel" were able to see beyond the deciet of the villians to marry in the same convent she had at one time considered taking vows. It has been so long since I have read such a cliched, unrealistic plot line that I kept on reading it chuckling. It actually ended very sweetly where the "Devil and his Angel" were able to see beyond the deciet of the villians to marry in the same convent she had at one time considered taking vows.

  6. 5 out of 5

    Sylvia

    Regency

  7. 5 out of 5

    Mitzi

    Book 1 in Devil Series. Great Book.

  8. 4 out of 5

    Fani *loves angst*

  9. 4 out of 5

    Jennifer

  10. 5 out of 5

    Debbie

  11. 5 out of 5

    Kama Noelle

  12. 5 out of 5

    Lady Vanessa

  13. 5 out of 5

    Angel Smits

  14. 4 out of 5

    Sue Perfetto

  15. 4 out of 5

    Robin

  16. 4 out of 5

    Donna Masnick

  17. 4 out of 5

    Tanya Pidbirny

  18. 5 out of 5

    Sue

  19. 5 out of 5

    Ana

  20. 4 out of 5

    Missy

  21. 4 out of 5

    Cindy Waldon

  22. 4 out of 5

    Debbie

  23. 5 out of 5

    Ester

  24. 4 out of 5

    Hilary

  25. 5 out of 5

    D. Barger

  26. 5 out of 5

    Apryl A.

  27. 4 out of 5

    R.S.A.

  28. 5 out of 5

    Karate1kid

  29. 4 out of 5

    Dd

  30. 4 out of 5

    Lora

Add a review

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Loading...